Imagen equilibrio con yoga

Mejora tu equilibrio con yoga

En clase practicamos con frecuencia posturas de equilibrio. Unos días te resultan más sencillas, pero otros te cuestan más. Ocurre con todas las asanas, pero lo notas más rápidamente con éstas. Además, no son posturas que hagas en tu vida diaria, así que el reto es doble.

Cuando aprendes a mantenerlas en el tiempo sin caerte, vas notando que también tu mente y tus emociones se van equilibrando. Para ello tienes que estar muy presente cuando las realizas.

Qué practicar

Hay un montón de asanas de equilibrio, vamos a empezar por algunas de las sencillas. Si ves que te cuestan, ayúdate de una pared para ir apoyándote y tanteando tu estabilidad.

Más adelante podemos practicar equilibrios más complejos y añadir algunos sobre brazos o en posturas invertidas. Pero vamos poco a poco.

La mente despejada y la respiración tranquila te ayudarán a mantenerte,

Si estás menstruando, te costará mantener las posturas. Si hay luna llena, también te costará. No lo tomes como algo negativo, ¡al contrario! Inténtalo con más ganas.

Las posturas

Pruébalas en el orden que quieras, después de haber calentado un poco con Saludos a sol. Mantén cada una de 5 a 10 respiraciones por cada lado, antes de pasar a la siguiente. Descansa luego en savasana o continúa con tu secuencia, si lo prefieres, antes de relajarte.

  • Vrksasana – el árbol. Acuérdate de no apoyarte sobre la rodilla.
  • Virabhadrasana I – el guerrero I. Puedes practicarla durante el saludo al sol, como hacemos a veces en clase, casi al final de cada ciclo.
  • Virabhadrasana II – el guerrero II.
  • Utthita Trikonasana – el triángulo.
  • Navasana – el barco.

Asegúrate de colocarte de manera estable en cada postura, sal de ella tantas veces como necesites y vuelve a entrar. Cuando sientas tu cuerpo enraizado, coloca la postura por completo y comienza a respirar con de manera pausada.

Y si te caes, ¡no pasa nada! Puedes volver a intentarlo en otro momento.

Beneficios de las posturas de equilibrio

Practicar estas posturas de forma habitual te ayudará a encontrar tranquilidad, estabilidad, concentración, calma. Y todas estas cualidades las aplicas fuera de la esterilla, haciendo tu vida más llevadera.

Además, los equilibrios destacan por:

  • alinean el cuerpo y corrigen asimetrías
  • mejoran tu postura
  • aportan seguridad
  • fortalecen los músculos
  • fortalecen la columna vertebral
  • evitan el estreñimiento
  • estabilizan tu energía

Si tienes cualquier pregunta acerca de estas u otras asanas, no dudes en contactarme, ¡será un placer resolverla!

CLOSE
CLOSE