Imagen post flexiones adelante

6 flexiones adelante

Qué ricas y gustosas las flexiones adelante, ¡y cuánto cuestan! En occidente acostumbramos a mover poco la cadera: nos doblamos desde la cintura, cogemos objetos pesados desde posiciones imposibles, nos dejamos caer en el sofá de cualquier manera… dañando la espalda y llevando el centro del movimiento al lugar equivocado.

Imagina tus caderas como una gran bisagra, engrasada, fuerte y lista para doblarse suavemente, como si se deslizase. ¿Es así como la sientes? ¿No? Ven a practicar lo que te propongo hoy y cambia tu manera de moverte.

Adelante, con A de abrazar

Como me lees. Aunque la pinza, el niño, la mariposa y otras posturas de este tipo no impliquen que te rodees de tus propios brazos, sí que te dan la misma sensación reconfortante, cálida y acogedora que te proporciona un buen abrazo.

¡Abrázate! No esperes que nadie lo haga por ti. Aunque lo hagan. Abrázate, quiérete, mímate, regálate unos momentos de cerrar los ojos y respirar, sintiéndote.

Cuando miras hacia adentro se ordena todo lo que está fuera.

Practícalas sin prisa, saboreando cada instante. Ayúdate de mantas, cojines y cinturones si lo necesitas. La cadera es fuerte, pero delicada, no la lleves más allá de tu capacidad, podrías dañar tu espalda. Poco a poco, día a día, irá cediendo y podrás disfrutar cada vez más de los beneficios de estas posturas.

Las posturas

Aquí tienes una secuencia que puedes practicar para recogerte, calmar tu mente, tomar perspectiva y aliento. Como si enchufases tu propia batería a la red eléctrica antes de seguir con tu día.

  • Ardha Uttanasana – media pinza de pie.
  • Prasarita Padottanasana – flexión anterior con las piernas extendidas.
  • Paschimottanasana (versión suave) – pinza sentada.
  • Gomukhasana – cara de vaca. 
  • Sucirandharasana – ojo de aguja.
  • Supta balasana – niño boca arriba.

Puedes intercalar posturas de apertura de pecho, torsiones, invertidas o como más prefieras. Y termina con una buena relajación en Savasana.

Beneficios de las flexiones adelante

En general, las posturas de flexión adelante calman el sistema nervioso, mejoran el proceso digestivo y ayudan a flexibilizar las caderas. Sirven para recogerte, mimarte, observarte y ayudarte a encontrar tranquilidad en tu interior.

Si te fijas, cuando te sientes mal, con poca energía, sin ganas, triste o enfermo tiendes a hacerte una bolita. Te abrazas. No es aleatorio. De algún modo sabes que doblarte, abrazarte, recogerte te calma, te recompone, te da la fuerza suficiente para poder continuar.

Eso mismo lo practicamos en la esterilla con la misma intención. Y a ti, ¿qué te aportan estas posturas?