Imagen post osteoporosis y yoga

Osteoporosis y yoga

Si sufres osteoporosis, es posible que no te plantees practicar yoga, precisamente debido a las molestias que esta enfermedad te produce. La osteoporosis es la disminución de la masa ósea: los huesos se vuelven más porosos y, por tanto, más débiles. Afecta más a las mujeres que a los hombres y esto se debe a las alteraciones hormonales, especialmente durante la menopausia.

Como siempre, te invito a que escuches a tu cuerpo y actúes según lo que necesites en cada momento. Pero hoy voy un paso más allá y te traigo una serie de posturas que pueden aliviar las molestias y fortalecer tus articulaciones.

Qué puedo practicar

Consulta a tu médico si estás en buenas condiciones para practicar yoga. Un chequeo completo evitará complicaciones.
Esta serie de asanas incluye movimientos de caderas, rodillas y hombros algo intensos. Mantenlas tanto como puedas, respira de manera consciente y profunda en ellas. Lo más importante es que no fuerces nada. Si una postura no te hace sentir bien, deshazla y pasa a la siguiente. Puede que mañana te encuentres más cómoda en tu práctica.

Cada fase de tu vida necesita y agradece una práctica determinada.

Puedes dedicar un ratito a esta serie de posturas cada vez que te coloques sobre tu esterilla. A medida que te vayas sintiendo más cómoda, intenta ampliar el tiempo que te regalas.

Las posturas

Dedícate unos minutos a sentarte con los ojos cerrados, respirar, encontrar la calma y centrar tu mente. Sigue con unos estiramientos suaves y conscientes, escuchando y sintiendo cada articulación. A continuación, ve pasando por estas asanas y termina después con una relajación en Savasana.

  • Adho Mukha Svanasana – perro boca abajo.
  • Ardha Uttanasana – media pinza de pie.
  • Uttanasana – pinza de pie (flexiona las rodillas y acerca el abdomen a los muslos, si te resulta más cómodo).
  • Utkatasana – silla.
  • Prasarita Padottanasana B – ángulo extendido.
  • Vrksasana – árbol.
  • Balasana – niño.
  • Setu Bandha Sarvangasana – puente.
  • Ananda Balasana – bebé feliz.
  • Baddha Konasana – mariposa.

Ayúdate de soportes

Habrás visto que en nuestro centro disponemos de bloques, cinturones y mantas; son especialmente útiles cuando quieres profundizar en una postura sin forzar tus límites.

Si no dispones de ellos en casa, pero necesitas una “mano extra” en algunas de las asanas anteriores, aquí tienes algunos trucos:

  • Flexiona las rodillas en el perro boca abajo. O apoya los talones en una pared a tu espalda, manteniendo el peso de tu cuerpo sujeto y trabajando mejor en tu cadera.
  • Apoya las manos sobre libros, bricks o un mueble bajo en la media pinza de pie. Con el tiempo ganarás la flexibilidad que necesitas para hacerla sin ayuda.
  • Apoya una mano en una pared delante de ti en el árbol, si tienes el día poco estable.
  • Lleva las manos a la cadera en el puente o coloca bajo tu espalda cojines y mantas enrolladas. Ganarás apertura de pecho con menos esfuerzo.

Espero que esta práctica te ayude mucho. Si quieres más información sobre posturas de yoga con soportes, o sobre alguna dolencia o enfermedad en particular, déjame un mensaje aquí debajo. Namaste.