Imagen posturas de invierno

5 posturas para el invierno

Pronto llegará el invierno y querrás hacerte una bolita en tu sofá, esperando que pase rápido y regrese el calor. O no. Puede que seas de esas personas que disfrutan del frío y la oscuridad. En cualquier caso, el yoga es una herramienta que te puede ayudar a hacer estos cortos días más llevaderos.

En esta época de inestabilidad, precipitaciones y pocas horas de luz tanto tu cuerpo como tu mente agradecerán que adaptes tu práctica al clima exterior y a tu estado de ánimo, más recogido que en otras estaciones.

Qué practicar

El invierno es una estación maravillosa para meditar, respirar, realizar actividades de interior con las que pierdes la noción del tiempo y que disfrutas plenamente.

En cuanto a tu práctica sobre la esterilla, los saludos al sol, las asanas de pie y las invertidas te ayudan a enraizarte con la tierra y a mantener la calma. Hay muchas posturas que podrías realizar y te animo a ampliar esta selección con aquellas que más te gusten.

Enraíza bien tu cuerpo en la esterilla para combatir el frío invierno.

Además, hay un tipo de pranayama (respiración) muy adecuado para generar calor y energía, que también mejora tu estado de ánimo: kapalabhati. Vamos a ello.

Las posturas

Si quieres, puedes comenzar con un suave calentamiento y unas cuantas vueltas de Surya Namaskar. O puedes ir directamente a practicar estas 5 posturas.

  • Vrksasana – el árbol. Recuerda no apoyar nunca el pie sobre la rodilla contraria.
  • Virabhadrasana II – el guerrero II.
  • Utthita parsvakonasana – el ángulo extendido.
  • Halasana – el arado.
  • Salamba sarvangasana – sobre los hombros.

Si no puedes practicar posturas invertidas, sustitúyelas por Viparita Karani, con las piernas elevadas en el aire o apoyadas en la pared.

Mantén cada una al menos 5 respiraciones, y hazlas una vez por cada lado. Puedes finalizar con un buen descanso en balasana (el niño) antes de pasar a relajarte en savasana.

Respiración kapalabhati

Respirar bien te aporta múltiples beneficios y ya has probado en clase cuánto calma la mente una respiración pausada, equilibrada, ya sea alterna o completa. El ejercicio de pranayama que te propongo hoy es vigorizante, proporciona calor y aporta mucha energía. Es perfecto para empezar bien el día.

Kapalabhati se practica con exhalación forzada en el abdomen, inhalación automática y retención de aire. Literalmente, significa “cráneo brillante” porque activa el sistema nervioso. Antes de seguir, asegúrate de no sufrir de hipertensión, hernias abdominales o estar embarazada. ¡No practiques esta respiración en ninguno de esos casos!

Empieza realizando 2 respiraciones completas profundas. Después inhala al máximo y realiza exhalaciones rápidas y cortas, empujando el diafragma hacia adentro, como si quisieras enviar tu ombligo hacia tu columna vertebral. Las inhalaciones son automáticas. Comienza por 10 exhalaciones forzadas (puedes ir aumentando progresivamente). Realiza otras 2 respiraciones completas profundas. Y finaliza reteniendo el aire, sin forzar y sin que se produzcan mareos. Exhala suave y lentamente.

Te recomiendo probar primero en clase, o consultar con tu profesor para asegurarte de que puedes practicar este ejercicio y de cómo hacerlo bien.

¡Bienvenido sea el invierno!