6 posturas para la primavera

¡Feliz primer día de la primavera! ¡Qué felicidad! Días más largos, ganas de pasarlos en la calle, sin importar el clima… En definitiva, hay ganas de cambio.

En algunas culturas aprovechan esta semana para vaciar armarios y cajones, limpiarlos bien por dentro y volver a llenarlos haciendo una buena selección. Si lleva contigo más de un año y no lo has usado, o no recordabas tenerlo, ¿seguro que te lo quieres quedar? ¿Qué tal si lo donas o lo regalas?

En Karma, cómo no, aprovechamos para celebrar un ciclo nuevo (cómo nos gusta comenzar el año cada poco).

Qué practicar

Es tiempo para abrir el pecho, llenarse de aire fresco y energía renovada, recargar las pilas y empezar a salir del letargo invernal. Te propongo un puñado de asanas poderosas, de las que te dan el subidón que buscas para celebrar la nueva estación por todo lo alto.

Abre pecho y deja entrar la primavera en cada poro de tu piel.

Como siempre, comienza realizando estiramientos, saludos al sol para calentar el cuerpo y trata de mantener cada postura unas 10 respiraciones. O más, si te sientes a gusto en ellas.
Termina con la relajación en Savasana. ¡Disfruta de tu práctica!

Las posturas

No te olvides de hacer las posturas una vez por cada lado, centrándote en tu respiración y realizando movimientos de transición suaves y conscientes.

Realiza primero esta secuencia con el lado derecho.

  • Virabhadrasana II – el guerrero II.
  • Utthita Parsvakonasana – el ángulo extendido.
  • Virabhadrasana II – el guerrero II (sí, otra vez).
  • Virabhadrasana I – el guerrero I.

Repite todo lo anterior con tu lado izquierdo. Y luego continúa:

  • Navasana – el barco.
  • Setu Bandha Sarvangasana – el puente o, si te sientes con ganas…
  • Urdhva Dhanurasana – la rueda.

 

Pranayama de primavera

Puedes completar tu práctica primaveral con el siguiente ejercicio de respiración. Incluso puedes hacer sólo este pranayama, si tras el largo invierno te da pereza la esterilla, ¡pero sólo por hoy! No dejes de moverte, siempre es bueno.

Es muy sencillo, te despejará la mente, expandirá tus pulmones y recargará tus pilas. En una posición sentada que te resulte cómoda, con la espalda alargada y los ojos cerrados, inhala en 4 tiempos y exhala en 8. A medida que respires, ve aumentando los tiempos, manteniendo esa pauta: la exhalación dura el doble que la inhalación.

Permanece respirando el tiempo que quieras. Inhala primavera, exhala invierno.

Y tú, ¿cómo te preparas para el cambio de estación?