Imagen postureo en las redes sociales

Por qué no todo lo que vemos en Instagram es yoga

Ya te habrás dado cuenta de que el yoga últimamente está de moda, sobre todo por el postureo que puedes ver en las redes sociales. Hay infinidad de webs, blogs y cuentas donde hombres y mujeres jóvenes y con cuerpos atléticos cuelgan fotos haciendo posturas imposibles.

No te fíes de todo lo que veas online, de ese yoga fuera de la esterilla, especialmente, en Instagram, la red social del postureo por excelencia. Déjame que te explique por qué.

Lo que vas a encontrar en Instagram

Yo soy la primera que tengo que admitir que en mi cuenta de IG (en la privada) subo fotos de posturas visualmente llamativas. Eso no es yoga. Ésa soy yo jugando delante de la cámara durante al menos media hora, cayéndome, aplicando filtros, reajustando la postura… y todo por un par de “likes” que me llenan el ego (“ego vs. yoga” es un tema que da para otro post).

Recuerda que practicas yoga por tu propio bienestar.

Es divertido jugar a hacerse fotos, es sano verse y poder corregirse uno mismo. Y es importante no perder el norte con ello, no obsesionarse, no caer en ese postureo tan habitual de las redes sociales. Si tu único objetivo es hacerte fotos atractivas y colgarlas online, no estás practicando yoga.

Imagen postureo en las redes sociales

Por qué hay tanto bombo en la red

Hay muchas posturas de yoga muy llamativas, muy bellas estéticamente. Y si a eso le sumas un cuerpo joven, fibroso, atlético, y un conjunto de alguna marca de ropa deportiva de diseño (de las que han aparecido como setas en los últimos años), tienes el espectáculo asegurado para conseguir un buen postureo en tu red social favorita. Quien busque votos, “me gustas” o seguidores, no necesita nada más.

Por eso, en estos tiempos de sobre exposición en las redes, proliferan las cuentas que sólo buscan llamar la atención. Y aprovechan que el yoga está de moda para sacarlo fuera de la esterilla.

Si lo piensas bien, todo lo que necesitas para practicar son ganas. Puedes hacerlo directamente en el suelo, en pijama, ya que lo más importante es sentir tu respiración, escuchar tu cuerpo y acoplarte a sus necesidades. Todo lo demás es parafernalia, y las cuentas de Instagram son el mejor reflejo de ello con los casos de postureo que podemos ver en infinidad de post.

Sin embargo, el objetivo del yoga no es lograr ser flexible como un chicle ni mantener posturas dignas de los acróbatas del Circo del Sol durante horas.

Imagen postureo en las redes sociales

No estoy diciendo que Instagram sea malo, que todos los yoguis que tienen cuenta en IG busquen lucirse ni conseguir un buen postureo, ni que debas alejarte de las redes sociales porque contaminan tu práctica. Sí te recomiendo que tengas una postura crítica ante las cuentas que decides seguir, que investigues un poco a los yoguis y yoguinis a quienes pertenecen y que no te dejes atrapar por las que únicamente se preocupan de la estética y los filtros.

El lado positivo de las cuentas online

Evidentemente, hay cuentas en Instagram y en otras redes sociales pertenecientes a yoguis que se toman su práctica muy en serio, que quieren compartirla con sus seguidores y que no buscan impresionar a nadie con su mejor “asana”.

Suelen tener centros de yoga propios, llevar varios años de práctica y, casi todos, tienen blogs donde puedes aprender su forma de vivir el yoga y hacerte una idea de lo que buscan mostrar a través de Instagram. Además, les gusta responder a tus dudas y hacerte recomendaciones que te pueden ayudar en tu propio camino.

Mi recomendación es que sigas esas cuentas. Puedes aprender mucho de ellas y alejarte del postureo diario de las redes sociales.

Si quieres saber más o te interesa que comparta contigo las cuentas a las que yo sigo, no dudes en contactarme, será un placer ampliarte información.

¡También puedes contarme cuáles son tu cuentas de yoga favoritas en redes sociales!