Imagen post retiro de yoga

Regálate un retiro de yoga

A medida que afianzas tu práctica, te van surgiendo dudas. Buscas información en libros o en internet, haces preguntas… y en una de tus búsquedas das con algo que está muy de moda últimamente: los retiros de yoga.

Hay una gran disparidad de precios, duraciones y contenidos y, seguro, alguno de esos retiros te llama mucho la atención. Pero te cuesta decidirte. ¡Déjame echarte una mano!

En qué consiste un retiro de yoga

Se trata de pasar varios días fuera de tu entorno habitual, generalmente en plena naturaleza, en compañía de otras personas con las que vas a compartir clases de yoga, charlas, talleres, conferencias, paseos… Como ir de campamento, pero más breve, más intenso y sin trepar árboles (¡o sí!).

Para poder continuar, a veces es necesario detenerse.

Los retiros más comunes se realizan durante fines de semana o puentes, por lo que suelen durar de 3 a 5 días. También los hay más parecidos a cursos (como los de meditación Vipassana) que pueden durar desde 10 días hasta un mes, pero no los metería en el mismo saco.

Te recomiendo probar unos pocos días y en un entorno que te resulte agradable. Si te gusta, seguro que repites.

7 puntos a tener en cuenta

Si te decides a apuntarte a un retiro, hay ciertas cosas que has de tener en cuenta más allá de si dispones del tiempo y el dinero suficientes para ello:

  • Busca referencias de quien lo organiza o contacta con ellos directamente para saber si están en tu onda.
  • Lee bien el contenido y valora los horarios, volver sin energía por no haber podido descansar es contrario al propósito de estas experiencias.
  • Ten en cuenta el transporte, la facilidad de acceso, la hora prevista de llegada.
  • Si puedes, comparte transporte: es ecológico, económico y ameniza el viaje.
  • Infórmate de la dieta ofrecida, especialmente si tienes alergias o intolerancias. Suele ser comida vegetariana o vegana (más estricta).
  • Pregunta si las habitaciones son compartidas o no. Puede ser muy divertido, pero es mejor evitar sorpresas.
  • Chequea el clima y prepara la maleta de forma acorde. A veces hay actividades al aire libre, no querrás que te pille sin el calzado adecuado.

Qué más necesitas saber

Igual que ocurre con las clases de yoga, para ir a un retiro no hace falta tener experiencia previa en ninguna de las disciplinas que se vayan a realizar. Con tener en cuenta las indicaciones anteriores, es más que suficiente.

Suele acudir gente de todas las edades y condiciones, muestra siempre respeto y educación, todo el mundo está allí para lo mismo: desconectar, relajarse, compartir y aprender. Te será muy útil pararte a escuchar de vez en cuando, aunque sus ideas choquen con las tuyas.

Prepara la maleta, abre tu mente y apaga tu móvil. Volverás con las pilas cargadas y conocimientos nuevos.

¿Has hecho algún retiro? ¿Has ido como asistente o como conferenciante/monitor? ¡Comparte tu experiencia con nosotros!