Receta: Sopa de tomate

Nos adentramos en el otoño y empiezan a apetecer platos calentitos y sabrosos, de esos que alimentan y reconfortan al mismo tiempo.

Hoy te traigo una sopa de tomate (no es gazpacho ni salmorejo), sencilla de preparar y muy sabrosa. No sirve de plato único, pero la puedes acompañar de un plato principal que la complete, a tu gusto.

Cocina con ritmo

Cocinar es mucho más divertido cuando lo haces con música. Elige canciones que te pongan de buen humor y vete preparando los ingredientes mientras cantas o bailas por la cocina. ¡Sabrá mucho más rico!

Si los días se ponen oscuros, ilumínalos con tus platos.

Compra ingredientes de calidad, ten a mano todos los utensilios y ajústate el delantal, esta sopa se cocina (casi) sola.

Ingredientes y preparación

Para 4 personas (todo depende del hambre que tengáis):

  • 1 kg de tomates
  • 1 cebolla grande
  • 1 litro de agua
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite, sal y pimienta
  • Opcional: semillas y perejil

Pela y corta la cebolla y el ajo.

Rehógalos en aceite caliente hasta que estén dorados.

Trocea los tomates e incorpóralos en la sartén, déjalos unos 5 minutos.

Cubre la mezcla con agua y laurel y deja todo a fuego medio unos 15-20 minutos (no te despistes, o se te quema).

Añade sal y pimienta y tritúralo con la batidora.

Si quieres, puedes servir la sopa con un puñado de semillas (las que prefieras) y perejil por encima.

Yo he añadido una mezcla de semillas que incluye pipas de girasol, pipas de calabaza, sésamo y chía. Hoy en día hay muchas opciones en los supermercados y en las tiendas bio.

Imagen sopa de tomate

Qué te aporta este plato

No es un plato único, no aporta proteínas, pero es un excelente acompañante o entrante. Estos son sus nutrientes:

  • El tomate contiene hidratos de carbono, fibra y vitamina C. Es antioxidante, reduce el colesterol y favorece la digestión.
  • La cebolla contiene vitaminas B, E y C, minerales como potasio, magnesio, fósforo, calcio. Es antibiótica y antiséptica, perfecta para evitar resfriados.
  • El aceite de oliva, nuestro querido aceite, posee innumerables propiedades beneficiosas, entre las que destaca el alto nivel de vitamina E, que ayuda a regular el nivel de colesterol.
  • El ajo es un antibiótico natural, además de regular el nivel de colesterol y reducir los niveles de metales pesados en la sangre.
  • El laurel es antiinflamatorio.
  • La sal contiene muchos minerales.
  • La pimienta aumenta la absorción de otras sustancias beneficiosas, además de aportar vitamina C y ayudar a disminuir el colesterol.
  • Si añades perejil, éste es rico en vitamina C y en minerales, especialmente calcio, que ayuda a combatir la osteoporosis.
  • Dependiendo de las semillas que añadas variarán las vitaminas y minerales.

Tuesta una rebanada de pan y disfruta de la sopa.