Imagen asanas sencillas

Tipos de yoga – elige el tuyo

Tradicionalmente hay 4 tipos de yoga, de los que parten todos los demás: Karma, Bhakti, Jñana y Raja.

La rama Raja es la que incluye Hatha (lo que practicamos en clase), del cual derivan todos los yogas físicos. Seguro que has oído hablar de Vinyasa, Ashtanga (no el de Patanjali, sino el de Pattabhi Jois), Bikram, Power, Iyengar, Rockett, Kundalini, Anusara, Aéreo, Tantra, Acroyoga…

¡Qué locura de nombres y cuánto dónde elegir! Voy a intentar aclarar un poco este lío.

Por dónde empezar

Aunque creo que el yoga es para todo mundo, no creo que todos los yogas sean para todo el mundo. Tras haber probado unos cuantos tipos, te invito a que hagas lo mismo hasta que des con aquel que esté más en tu onda.

Siente el tipo de yoga que te hace vibrar, ése es el tuyo.

Ten en cuenta tu naturaleza, tus inquietudes y tu forma de expresarte. Hay yoga para todos los gustos, no practiques uno determinado porque esté de moda o porque te lo han recomendado. Igual que buscas firmeza y comodidad en las posturas, busca también comodidad durante toda la práctica. Si no te hace sentir bien, no es el tuyo.

Los 4 tipos principales

Karma es el yoga de la acción desinteresada, como ya vimos en un post anterior. El karma yoga se basa en la idea de realizar acciones desinteresadas, de forma voluntaria y manteniendo toda tu atención en aquello que estás realizando.

Bhakti es el yoga de la devoción. Al practicarlo, canalizas todas tus emociones hacia el objeto de tu devoción: una divinidad, un gurú, un maestro, la naturaleza, etc. No se aprende a practicarlo, surge de manera espontánea. Es una actitud de entrega y concentración.

Jñana es el yoga del conocimiento. Se trata de conocer la realidad experimentándola, de hacer preguntas y buscar las respuestas con auténtico interés. Es un ejercicio intelectual. En India, se asocia mucho a la filosofía Vedanta, que se basa en estudiar los textos antiguos, razonar y experimentar.

Raja es el yoga mental. Literalmente, significa “yoga real”. La vía de la introspección mediante la cual exploras tu consciencia. Se asocia con los Yoga Sutras de Patanjali y sus 8 pasos.

Dentro de Raja, estos son algunos de los más destacados. Aunque sea una forma de vida milenaria, está en constante evolución. Si investigas un poco, verás que hay modalidades nuevas cada poco tiempo.

  • Mantra: El yoga del sonido, basado en recitar o cantar mantras.
  • Nidra: El yoga del sueño consciente, una forma de meditación guiada.
  • Hatha: El yoga físico, el más conocido y practicado en Occidente, del cual derivan todos los demás.
  • Ashtanga: Muy de moda en estos días, lo trajo de India Pattabhi Jois en los años 70. Se compone de varias series de secuencias que vas aprendiendo postura a postura. Sólo cuando perfeccionas una postura, te enseñan la siguiente para que la practiques. Suelen practicar 6 días por semana, excepto si hay luna llena.
  • Vinyasa: Al igual que el ashtanga, vincula movimiento a respiración. Es dinámico y fluido.
  • Kundalini: El yoga de la energía, centrado en alinear y equilibrar tus chakras. Se cantan mantras, se medita y es muy poderoso.
  • Yin: Las posturas se mantienen de 3 a 5 minutos y se suelen usar soportes (mantas, bloques, sillas). Busca la relajación profunda.

Cómo sé cuál es el mío

Dependiendo de tu carácter y tu energía hay actividades que van más acorde contigo que otras. Esto lo puedes aplicar también al yoga. Lee, infórmate, pregunta y prueba. La mejor forma de saber cuál es tu yoga es probando todos los que tengas a tu alcance.

En diferentes salas, con diferentes profesores, prueba todos los que puedas. Cuando encuentres el tuyo te sentirás fluir casi sin esfuerzo, encajará perfectamente contigo, será como llegar a casa.

Todas las formas de yoga buscan el mismo objetivo: tu bienestar, tu equilibrio y, a largo plazo, tu iluminación. La unión del uno con el todo.

¿Te apetece que entre más en detalle en algún tipo de yoga en particular? Deja un comentario y lo tendré en cuenta para próximos posts.