Torsiones detox – excesos del verano

Poco a poco, el verano va llegando a su fin. Poco a poco, retomas la rutina, los horarios, la alimentación y los ritmos habituales. Y quiero ayudarte a conseguirlo de manera suave, equilibrando los excesos del verano y preparándote para recibir el otoño con los brazos abiertos.

No te ofrezco una dieta de choque para eliminar los helados y las cervezas de más, sino una secuencia de posturas que te servirán para restaurar el buen funcionamiento de tu sistema digestivo. 

Qué puedes practicar

Principalmente, son las posturas de torsión de columna y de presión sobre tu abdomen las que benefician directamente tu digestión y equilibran de nuevo todo tu engranaje interno, por decirlo de algún modo.

Aunque no está de más que añadas, como siempre, ejercicios de calentamiento, Saludos al sol y un ratito de respiración consciente y pausada antes de colocarte en la relajación.

El centro de tu cuerpo nutre y mantiene en forma todo tu ser.

Por supuesto, ten en cuenta tu estado físico y no fuerces las torsiones si sientes dolor lumbar o molestias de cualquier tipo. ¡Y no se te ocurra practicarlas justo después de comer! El resultado no será nada agradable (si no me crees, pruébalo).

Las posturas de estas torsiones detox

Intenta mantener el orden de las posturas y quédate en cada una, al menos, 10 respiraciones. Recuerda hacerlas por cada lado, si son asimétricas.

  • Parivrtta Adho Mukha Svanasana – perro boca abajo girado.
  • Parivrtta Padottanasana – torsión girada de pie.
  • Parivrtta Utkatasana – silla girada.
  • Dhanurasana – arco. 
  • Ardha Matsyendrasana – media torsión sentada.
  • Gomukhasana – cara de vaca.
  • Sucirandharasana – ojo de la aguja.
  • Jathara Parivartanasana – torsión en el suelo.

Cuando llegues a savasana déjate llevar 10 minutos o más, así el trabajo realizado irá haciendo efecto.

Cómo completar tu práctica detox

Sigue haciendo bueno y no quieres dejar de tapear en terrazas, ¡lo entiendo perfectamente! Tan sólo ten un poquito de cuidado. Modera las cantidades de fritos, procesados, helados, refrescos y alcohol. Asociamos toda esta comida al buen tiempo y al aire libre, pero también puedes disfrutar de un almuerzo al sol de una manera más saludable.

Opta por ensaladas, comida a la plancha y postres ligeros. Y aprovecha el buen tiempo para desplazarte caminando siempre que puedas. Compensarás los excesos del verano y prepararás tu organismo para el cambio de estación. 

Sé amable contigo mismo y la transición hacia el otoño será más sencilla y suave.